Enlace

1660281_10152209364285135_2079102293_n

Muy pocos salvadoreños me conocen. Aunque por algún misterio, a finales de 2013, luego de un intenso año sudando tres camisetas, el movimiento 300 (los de Ponele Coco) me invitaron como maestro de ceremonias para su convención anual. Como palabras de apertura les dije:

“Poderosos ciudadanos libres de la soberana República de El Salvador… Los jóvenes nos pusieron de rodillas.

Anuncios