El idiota reivindicado.

Si yo no fuera un idiota, recordaría siempre el significado original. 

A lo mejor me daría cuenta que los demás no son tan idiotas como a veces yo imagino.

A lo mejor no buscaría solamente mi provecho y beneficio aun y a costa o detrimento de los otros.

Me dedicaría más a leer, viajar, conocer e involucrarme con lo que no me es familiar. Y si por viajar pienso que hay que tener mucho dinero, es porque soy tan torpe, que nunca me he puesto a conversar con un mochilero. 

Me preocuparía menos por lo que puedan pensar los busca halagos, los lambiscones, los que humillan y los que menosprecian.

Me preocuparía más por lo que piensa Dios. Pero no se lo iría a preguntar a los predicadores. Se lo preguntaría yo mismo. 

Adoptaría a un perro callejero. Seguro que me serviría como entreno para cosas más grandes. 

Acompañaría a los niños a corretear porque si.

Vería menos noticias, telenovelas y películas de ficción.

Platicaría con los vendedores de la calle. Regatearía en un supermercado y pagaría de más al vendedor de la calle.

Hablaría con los ancianos y los dejaría repetir la misma historia todas las veces que considerasen necesario. Es en la repetición donde uno descubre novedades en cada relato. 

Reconocería mis limitaciones y luego las ignoraría por completo. 

Me dedicaría a hacer lo que vale la pena y dejaría de hacer lo que la mayoría dice que vale la pena.

Recalibraría mi escala de valores. Le quitaría al dinero su relevancia sofocante. 

Desarrollaría mi inteligencia emocional.

Ejercitaría la empatia, la asertividad y la tolerancia.

Defendería a un abusado, confrontaría a un abusivo.

Reiría mas seguido y lloraría cuando fuera necesario. Seria mas autentico y menos pretencioso.

La daría el beneficio de la duda al mal entendido y tomaría el habito de tomarlo por el lado amable. 

Dejaría de aconsejar a quien no pide consejos y pediría mas consejos a quienes admiro y respeto.

Recordaría que nada se consigue regañando a las personas.

Respondería con una sonrisa a quien intenta regañarme, y seguiría haciendo aquello por lo que me estaban regañando.  

Dejaría de aborrecer la adversidad o la crisis y reconocería en el sufrimiento la belleza del aprendizaje y del crecimiento.

Aborrecería el confort que embrutece. Buscaría el equilibrio. 

Si yo no fuera un simple idiota, seria tan distinto a la mayoría, que no me cabe duda me tildarían de idiota. Quien iba a pensar que tanto esfuerzo de tantos años por aparentar ser normal, termina despertando la conciencia gigantesca, con una cachetada.

Reconocer que hay que ganarle el duelo al estatu quo, me coloca en el concurso diario de ganarme el titulo de idiota reivindicado.

 

Primera epístola de Ricardo a los 300

Poderosos ciudadanos libres de la soberana República de El Salvador,

¿Hay oportunidad para los jovenes?  Me preguntó de entrada Moisés Urbina en el programa Frente a Frente, luego de aquellas reuniones tensas, en las que ponderábamos asistir y participar en vocerías, o seguir manteniendo la línea de resistencia, al mejor estilo de William Wallas, como aquella otra película que nos sirve de referente y atinadamente me trajo a la memoria nuestro carismático presidente.

La respuesta que yo di esa mañana a El Salvador, no me tiene satisfecho. Y quiero expresarles mi sentir y experiencia, con humildad, franqueza pero también con asertividad.

Ayer escuchábamos el discurso del empresario Ricardo Félix Siman, al recibir el galardón “Orden  FECAMCO” y fiel a un estilo exigente, que he tenido el privilegio de conocer con mucha cercanía, demandaba a los responsables del relevo, mucho más que 300 Leonidas. A muchos nos dejo atónitos la meta de 300,000 activistas democráticos que nos colocaron como KPI.

Y me permito extraer del discurso de don Ricardo esa referencia:

“…Por las nuevas generaciones luchamos y seguiremos luchando, pero también es oportuno dirigir a ellos, a los jóvenes, una exhortación a participar en la defensa de las libertades y del sistema democrático. ¡Porque esa lucha es ahora o nunca! No es posible lograr los cambios que necesitamos, sin la participación de las nuevas generaciones. A varios jovenes he escuchado decir: “Uds. No dan espacios, Uds. No se quieren retirar”, y otras excusas de este tipo. Pues a estos jóvenes les digo, con toda propiedad: Mi generación no pidió permiso; rondando los 30 años buscamos los espacios de participación aunque no hubiéramos sido invitados, apartamos a algunos cuando hubo necesidad, y aunque no muchos querían arriesgar sus vidas en aquellos momentos, nos pusimos en primera fila y defendimos lo que creímos correcto.

Si bien da esperanza ver la participación de algunos jovenes con buenas iniciativas, todavía estos esfuerzos son pocos e insuficientes para la lucha que debemos dar.

Jóvenes: Uds. Están mejor preparados que las anteriores generaciones. Si no participan en la vida nacional, los gobernaran los demagogos, los oportunistas, los populistas, los generadores de miseria y de corrupción. No queremos 300 espartanos, ni 3,000; ¡Necesitamos muchos Leonidas y 300,000 defensores de la patria! Tampoco queremos mártires: necesitamos líderes, que luchen por mejores condiciones de vida para nuestros ciudadanos. Pero al final son ustedes quienes escogen qué quieren de su futuro. Y como dijo platón, varios siglos antes de Cristo: “El precio de desentenderse de la política es el ser gobernados por los peores hombres”.

A ésta altura, Ricardo Velásquez Parker, ya no debería necesitar de más palabras y podría bastarme cerrar con un contundente:

“Hagámosle caso al consejo del que nos dio el ejemplo.”

Pero debo decirles a la dirigencia de 300 la razón por la que mi respuesta a Moisés no me satisface:

Habemos un montón de salvadoreños, no del todo conocidos, que no contamos con recursos financieros ni seguidores multitudinarios, que nos sirvan como capital político. Solamente tenemos formación, convicciones morales, perseverancia e ideas.  Y hemos venido a decirle a los salvadoreños que nuestro capital intelectual y moral es mucho más rentable y sostenible en el tiempo, que las dos monedas de cambio con que se paga tradicionalmente el pasaje a la vida pública.

El movimiento 300 ha sabido empezar a cultivar y entusiasmar a las canteras de servidores públicos que serán sin lugar a dudas, auténticos portentos de valores, responsabilidad y capacidad sin precedentes, en la conducción de los cargos de decisión y ejecución.

Yo los exhorto. Para con esa generación menor que ustedes y menor que su servidor, sepan delegar progresivamente las ejecuciones y compartan sin temores la información relevante que potencia el éxito.

Si temores a la traición o a la inexperiencia nos hiciera cometer el error de convertirnos, en la nueva argolla emergente de la exclusión y el reparto. Vendríamos a ser tan malditos como los reconocidos corruptos para quienes la patria y el cielo, tienen destinado el crujir de dientes.

Yo no dudo de ustedes, porque he aprendido a seguir a mi instinto y éste me dice que me rodean los mejores salvadoreños en ésta batalla por venir. 

Pero no basta con afirmar que ustedes abrirán la puerta para que los jovenes se abalancen como si El Salvador estuviera bailando en una piñata el juego de las sillas.

A quienes no hay que empujarlos, en el 2014 no hay que detenerlos. Pero sean también mentores, hermanos mayores y pongámonos todos en la primera fila. Probablemente todos vamos a sangrar. Pero si nos esforzamos unidos, tengo la certeza de que todos vamos a vivir. 

¡Libertad!

¿Que hay después de la frustración?

Ricardo Velásquez Parker

miembro del Movimiento 300

Imagen

 

En los últimos días de vacación de fin de año, no me pude librar de hablar de política. Pues me di cuenta a la brava, que si a uno se le ocurre asomar la cara ante el ojo público; a un montón de amigos, conocidos y amigos de conocidos, les da por entrevistarlo a uno. 

Como me encanta sacar factores comunes y síntesis de todo aquello que afortunadamente rompa con mi percepción de rutina. Aquí les comparto mis descubrimientos a quienes tengan hábitos de lectura:

 Para iniciar por lo obvio, la frustración general y compartida se les nota en sus palabras, en la cara. Hasta la postura y lenguaje corporal oscila entre el reclamo y la incredulidad de que uno esté metido en este volado por la insólita convicción de aportar y servir.

 Yo pude dividir a los interlocutores en 3 grupos. Los que creen que ellos lo saben todo y que soy un iluso, los que creen que soy otro corrupto oportunista y los más vivos; los que ya están pidiéndome un hueso, a mi que no tengo otra cosa que compartir más que ideas y exhortos para salir de la zona de confort y a involucrarnos en serio en la cosa pública.

 ¿Y de donde?

Muchos de esos consejeros, pesimistas o auténticos y bien intencionados parlamentarios de sociedad civil,  tienen tres hábitos comunes: Despotricar y descalificar parejo. Componer a la muy compleja realidad, con una sola cucharada medicinal de un factor aislado o panacea, o empezar a cabildear el cuello para ver si salen premiados en la repartición de una lotería, bastante disputada por perversa tradición e ineptocracia.

 Todo esto lo pongo al documento, vinculado a la campaña #PoneleCoco que lanzamos en el movimiento 300 para cerrar el 2013.

Hace falta despertar un pensamiento crítico que debemos fomentar todos los despiertos. Pero principalmente, debemos pasar de las ideas a las acciones para ser auténticos agentes de cambio entusiasmando, devolviendo ilusiones, esperanza y sin lugar a dudas, dando el ejemplo de convicción, compromiso y espíritu de servicio desde lo pequeño y cotidiano, hasta los altos ideales que conducen nuestros espíritus.

 La tarea no es fácil porque implica sacrificar cosas sagradas que muy pocas personas tienen la voluntad de entregar por una causa. Pero quienes están demostrando autentico talento, valía, estrógeno y testosterona, no deben descuidar un punto importante:

“Los que no se involucran no se inventan los temores, los reclamos y la frustración, por paranoia o esquizofrenia colectiva.”

Vivimos rodeados de personas que han sido manipuladas, burladas y tienen los corazónes auténticamente heridos.

 

Estamos obligados a convertirnos en liderazgos de excelencia sin precedentes en El Salvador. La empatia debe ser extraordinaria para con todos nuestros compatriotas; tengan o no predilección partidaria, si es que pretendemos devolvernos motivos para sentirnos orgullosos.

Estamos condenados a ser los más transparentes, innovadores, incluyentes y visionarios de los nacidos como salvadoreños. Porque después de la frustración acumulada por 3 generaciones, solo quedan dos alternativas: La grandeza o la aniquilación.  En este punto estamos y a eso #PoneleCoco.

http://www.elblog.com/entrevistas/movimiento-300-ponele-coco-es-un-grito-de-batalla.html

Vos solo no podes

“Qui habet aures audiendi audiat” *

Por Ricardo Velásquez, Miembro de 300

El que mucho abarca poco aprieta me aconsejaba mi madre cuando me miraba jalando chunches en dias de mi infancia en que se me ocurría, construir un fuerte en el balcón de unas escaleras de hierro con barandas, que conectaban con el tendedero, en el techo de mi primera casa, en la 73 Avenida Norte.

Hasta el día de hoy a mis 34 años, sigo con la bonita costumbre de intentar jalar todas las bolsas del super, desde el carro hacia la cocina, para no hacer dos vueltas.

Detalles que nada le interesan al colectivo, sobre la vida de un joven empleado de clase media, que poco impacto tiene en las decisiones nacionales de la política y economía salvadoreña. Pero sirva de introducción a un sentimiento, una postura de repente ingenua pero de todas formas apasionante.

Con el soberbio descalabro de la realidad nacional, donde sobresalen persecuciones políticas del tipo: “Primero te destruimos y luego te defendes”, instituciones ocupadas por personeros parciales de agendas obscuras, campañas electorales que no entusiasman a nadie, bonos navideños absolutamente injustificables y desvergonzados, sin coherencia a las necesidades de austeridad imperativas, resultados de la PAES, menos que mediocres y como cereza de la torta, un presidente que parece desconectado de la realidad, y que con discursos de cambio, dejó bien burlada a su población electoral, pues ya confeso haberse convertido, por un obscuro préstamo, donación, condonación o sepan los profetas que causas, en uno de los escandalosos nuevos ricos de la izquierda, les guste o no les guste.

¿Y no es el presidente pues?

Estamos contaminados por unos actores políticos que a mi generación nos causan frustración, enfado y en el mejor de los casos, lástima o pena ajena. Con muy escasas pero honrosas y valientes excepciones. A mí particularmente, todo esto me resultó en una oportunidad de introspección y creatividad profunda, bajo esta terapia de shock de 360 grados.

Así pude afinar el olfato y la percepción, para identificar a los nuevos héroes en marcha, que quieren y pueden rescatar la patria de la ineptocracia. Concepto que en redes sociales he definido como la sumatoria de la mediocridad y la indiferencia dividida entre la población económicamente activa. Así las cosas, tanques de pensamiento, empresarios, congregaciones, comunidades, universidades y otras instituciones del eje propositivo y comprometido con El Salvador, empezaron a unificar criterios y producir una línea estratégica de pensamiento innovador, progresista, democrático, liberal, precursor de la institucionalidad y la transparencia, pero sobre todo promotores de valores, de justicia, de responsabilidad y especialmente de mucho esfuerzo y horas extras ad honorem.

Así me vine a dar cuenta que no soy el único que mucho abarca desde chiquito. Y lo que me entusiasma hoy día, es que si logramos consolidarnos, por esta causa, vamos a apretar sin precedente a la política salvadoreña para producir la realidad que merecemos, expulsando a los mediocres, los corruptos y los populistas de cualquier silla, en que se toman decisiones que nos afectan. Vos solo no podes, pero si compartís estos valores, conta con nosotros.

Algunas críticas a esta nueva derecha, redundan en que mucha filosofía y poco se ejecuta, que solo existe en entornos virtuales, que son más de lo mismo o que son muy poquitos para bajar de la tarima a los burócratas profesionales. Como le argumentó un general espartano a su crítico ateniense previo a la tunda de las Termopilas, en la versión de Zack Snyder. La diferencia la hace la profesión de estos voluntarios. AU está la diferencia.

DE LOS PUEBLOS IGNORADOS Y OTRAS CORRUPCIONES.

Articulo publicado el 09-10-2013 en la página oficial de Triunfo Ciudadano en  Facebook. 

Por Ricardo Velásquez Parker 

Con las elecciones a la vuelta de la esquina, recordé que otro problema complejo que debe resolver nuestra generación, aparte de la corrupción habitual, practicada por políticos tiranosaurios y que pretenden seguirse repitiendo los almuerzos, es el adoctrinamiento de borregos, que ha calado hondo en tres generaciones ignoradas. Es decir, que aquí, vendaron los ojos de la gente, en sus 20, 30 y 40 años, con una pañoleta de tabú cotidiano, heredado de abuelos traumados por la guerra, padres frustrados por la economía e hijos apáticos, por la perversa costumbre del derecho de piso.

Los únicos beneficiados con una población supersticiosa, mansa, gastada e ignorante, son los funcionarios parasitos, que se empachan de una nación totalmente saqueada, donde el tuerto es rey por abundancia de ciegos.

 No hay pecado más grande que hacer tropezar a un pequeño. Y en mi país, la zancadilla que le meten a los niños, inicia en hogar desintegrado, se institucionaliza con escuela pública ineficaz y se perfecciona con la calle machista, violenta e intolerante.

Ese circulo vicioso, diseñado en la ingeniería de procesos del infierno, parece tenerlos rebotando como chicotes en pita. Aquí el que nace, o se somete o se ahoga, por la soberana voluntad de los corruptos del turno. 

Los ejemplos de tabú, rayan en lo suicida. Una calle sucia, donde todo es sexual, pero de manera chabacana. Las niñas “chineando” niños. Y a las cosas nadie las llama por su nombre. ¿Hasta cuando vamos a seguir siendo incultos? 

Sin educación, no podemos competir en un mundo globalizado. Sin transparencia no podemos corregir nada.

Hasta que los mejor educados y expertos se responsabilicen para compartir su conocimiento, vamos a seguir viviendo en confrontación de ateos contra religiosos, mujeres contra hombres, izquierdistas contra derechistas, Cain contra Abel. Y hasta que los valientes se hagan responsables de exigir cuentas, a los delegados para conducir la cosa pública y mejor aún, involucrarnos, los funcionarios van a seguir despilfarrando en whisky, poniéndole senos de silicona a sus damas y traspapelando expedientes, transando, componiendo, amañando leyes, endeudando a nuestros hijos y nietos, para seguir arreando borregos, fáciles de trasquilar. 

Estamos cansados de mantener especialistas en crear problemas tipo isla conejo para manipular las percepciones.

Es tiempo que la generación mejor informada de la historia, saque coraje y pasión, para educar a los rezagados, para que todos nos integremos a la generación post capitalista. 

Peter Drucker se refiere a ella así, por ser la generación del conocimiento, de la solidaridad, de la innovación sin precedentes. Y necesitamos que estos se suban, para colaborar mejor en este juramento inconsciente de consagrar la vida al bien de una patria, que saludamos en septiembre orgullosos. 

Las herramientas están dispersas, pero nunca tuvimos tantos canales para comunicar ideas. Con esta penetración de celulares tan agresiva. Podemos sustituir el chat superficial por la transferencia de conocimientos, que sirvan para vivir dignamente.

Si te gusta resumido, saca del poder a un corrupto y enseña a un niño algo valioso. Si eres empresario, invierte en formación de tus colaboradores. Y cuando tu financiero te diga que eso no promete un ROI. Envíalo a capacitación también. Con eso ya queda encaminado el futuro.

No perdamos oportunidad de participar en una fuerza ciudadana activa, despierta y convencida, de que estamos destinados a romper de una vez, el tabú de la ignorancia y la costumbre de la corrupción.

LAS REDES SOCIALES “INDEPENDIZAN-DEPENDIZAN”

¿Has pensado a cuanta gente influencias?

Sandra Cárcamo

Las redes sociales han tenido en el último tiempo mucho auge en toda la población a nivel mundial. Y esto ha causado diversos estudios y reacciones. El hecho de que ahora sea más fácil interactuar con otros incluso con personas a larga distancia, nos hace unos seres más sociables y a la vez cambia nuestra actitud.

Quizás parezca irónico que seamos dependientes e independientes en una red, pero realmente así es como funciona. Y esto es sumamente delicado, porque en cuanto estamos siendo independientes y publicando cualquier clase de contenido (que a la vez está limitado y dependiendo del contexto) permitimos a otros no solo que nos conozcan, sino que ellos actúen igual, porque los estaremos contagiando de nuestro comportamiento; que esta influenciado por otro del cual nosotros ya fuimos influidos. 

Hay que considerar y no perder de vista que si utilizamos una red social, lo hacemos porque tenemos algo…

Ver la entrada original 348 palabras más

No queremos un vicepresidente de adorno

de adorno

de adorno

Por Ricardo Velasquez Parker
velasquezparker.wordpress.com

Tras muchos años decepcionados, contemplando impotentes los daños a la amada patria, por culpa de una sociedad cómoda y apática y por el dolo de una clase política tradicionalmente oportunista, corrupta y mercenaria. Un grupo de valiosos ciudadanos de diverso trasfondo, decidieron responsabilizarse por la situación. Romper círculos viciosos de lamentos, señalamientos y descalificaciones y pasaron a las acciones. Aportando recursos, tiempo y talento para colaborar, en la recuperación de un El Salvador adoleciendo un politraumatismo político, económico, social, institucional, cultural e incluso espiritual.

¡Las próximas elecciones son por mucho, las más importantes de la historia democrática de El Salvador!

Impulsados por auto motivación y el entusiasmo resultante al darnos cuenta que somos muchos los comprometidos, los valientes y capaces. Algunos nos infiltramos en la telaraña armada por los pícaros, decididos a ocupar nuestro legitimo espacio, en las plataformas de decisión nacional. No por dedo o amaño, sino por meritocracia y amor a Dios, la familia y la patria.

Lo que descubrimos a priori, no por esperarlo resulto menos grotesco. Los parásitos internos del sistema, no podían competir con ésta nueva elite intelectual y moral que llegaba como auténticos herederos, hijos meritísimos de El Salvador, a opinar, proponer, vigilar y en definitiva, encender la luz, levantar la alfombra y reclamar al encargado de limpiar tanta cochinada y expulsar de buena vez, a los usurpadores que encontramos en ocupación abusiva de la cosa pública.

Pero mientras nos pusimos de rodillas para limpiar, los pícaros se replegaron para hacer lo único en que tienen habilidad: Descalificar, sembrar cizaña, división de clases y odio al talento, a la innovación, al emprendedurismo y la decencia.

Pero los pícaros, igual que su líder obscuro, subestimaron el respaldo espiritual de los nuevos protagonistas. Se están enfrentando a la poderosa generación de la resilencia, nacida y destinada para este momento.

¡La sociedad civil le está dando un aporte sin precedentes a la política salvadoreña!

Movimientos como 300, así como universidades y sectores femeninos, juventud y profesionales, cobran nueva importancia en este contexto electoral y nos sentimos orgullosos de contar con un candidato a la Vicepresidencia de la República, proveniente de nuestro entorno; que comparte nuestros valores y posee la capacidad de marcar un precedente. Poner un antes y un después al problema de falta de protagonismo en la figura de la vicepresidencia, que siempre ha adolecido El Salvador, por un presidencialismo desfasado.

Los miembros de la sociedad civil que apoyamos a la formula de ARENA, queremos que a los nuevos liderazgos, se les otorgue el protagonismo y libertad de maniobra necesarios para que puedan coadyuvar no solo a la campaña del candidato Quijano, sino que deseamos ver en el plan de gobierno; cuales serán los aportes puntuales de hombres y mujeres que gozan de nuestro respaldo, como René Portillo Qadra, por presentar una hoja de vida limpia y el indiscutible valor moral e intelectual del que muchos damos fe.

El Salvador necesita el trabajo en equipo de la fuerza ciudadana, para garantizar el mejor gabinete que merecemos.

La opinión del innovador perseverante

Imagen

De repente pude conectar las ideas y entonces articular verbalmente lo que desde niño, solo comprendía intuitivamente  y no sabia explicar a quienes hoy considero esclavos de su cerebro. 

El problema empresarial latinoamericano, consiste en el seguimiento fanático y obcecado a paradigmas obsoletos de una educación creada por la revolución industrial, para producir obreros sumisos y predecibles. Incapacitados sistemáticamente para la iniciativa, el riesgo, la creatividad y la innovación, que producen los resultados que hoy urgimos conseguir. 

¿Como le explico a un ingeniero sabelotodo que estandarizar a los seres humanos es el proceso mas ineficiente al que han dedicado cantidades ingentes de recursos desde la revolución industrial? 

Para los evangelistas de la estandarización, la formula es casi perfecta:


Llenar las empresas de gente sumisa, manejable, que cumplan con reglamentos y procesos con eficiencia, sin protestar. Cobrando poco y trabajando mucho.

Buscan personas con predominancia cerebral basal izquierda de acuerdo al Benzinger test. Dirigidos por agresivos capataces (profesionales), de predominancia cerebral izquierda frontal. 

Dra. Katherine Benziger

El único problema es que la empresa pierde la crucial variable de los creativos. Los de predominancia cerebral frontal derecha. (Diametralmente opuestos a los obedientes incluso en su funcionamiento cerebral)

¿Cómo puede la gente creativa fabricar ideas interesantes y originales mientras los demás se mueven permanentemente en la rutina estandarizada?

Steve Jobs llego a afirmar en su momento que la educación formal casi acabó por completo con su capacidad para pensar en forma creativa. 

Ken Robinson lo explica de manera extraordinaria:

School Kills creativity

Las personas creativas son diferentes porque sus modos de operar son también un poco diferentes de los demás.

Esos que por definición son así:

1. Se aburren fácilmente
Prestar poca atención no siempre es aconsejable, pero en el caso de las personas creativas la falta de atención puede significar que éstas ya han asimilado un determinado concepto y están preparadas para dar el siguiente paso.

2. Están dispuestas a asumir riesgos
La ausencia de miedo es condición sine qua non para el trabajo creativo, puesto quien se enfrenta la creatividad, se enfrenta también al rechazo.

3. No le gustan las reglas
Para las personas verdaderamente creativas, las reglas están en realidad para romperlas Las personas creativas necesitan libertad para trabajar y las reglas no son sino ataduras.

4. Son curiosas
Contemplar nuevas posibilidades es siempre arriesgado porque significa cambio y acción para poner en marcha ese cambio. Aun así, la curiosidad es quizá el rasgo más importante de las personas creativas.

5. Cometen muchos errores
La creación es un proceso largo que implica inevitablemente cometer muchos errores.

6. Colaboran
Las personas creativas mejoran sus habilidades si comparten su creatividad con otras personas.

7. Son generosas
Las personas verdaderamente creativas son lo suficientemente generosas como para compartir con los demás sus conocimientos.

8. Son independientes
Para aumentar las posibilidades de mirar a los ojos a la creatividad, las personas creativas huyen de las multitudes y optan por senderos desconocidos.

9. Experimentan
Combinar cosas que habitualmente no irían juntas es a menudo sinónimo de éxito. Y forma parte del mecanismo de ensayo y error que lleva a cabo toda persona creativa.

10. Se motivan a sí mismas
Las personas creativas están permanentemente a la búsqueda de cosas nuevas, pese a los riesgos que éstas conllevan.

11. Trabajan duro
Éste es probablemente el rasgo que más es pasado por alto entre las personas creativas. La creatividad no es “magia” y no surge de la nada, sino del trabajo duro.

12. No están solas
Las personas creativas no son ni mucho menos “especies” raras. Hay personas creativas en todas las profesiones, desde la publicidad al arte, pasando por la contabilidad. 

Opino que, raya en la estupidez que los naturalmente destinados a producir ideas innovadoras, suframos tanto rechazo de quienes no comprenden nuestra manera de ser, e intentan controlarnos.  Al fin de cuentas el mundo, es el que los creativos estamos definiendo. Somos los locos que pensamos que podemos cambiar el mundo quienes los hacemos.

Think Different

Que hermosa es:

La creatividad

Si te identificas con el contenido, dame tus opiniones.