Del derecho de piso y otras necedades


Por Ricardo Velásquez Parker
@ravelpak

Un fin de semana de presupuesto restringido, no tenía para gasolina, para vitrinear. Mucho menos para comer afuera. Para colmo, me había terminado el último libro la noche previa. No tenía como entretenerme normalmente.

La necesitad hace aflorar la inventiva. Aprovechamos para amanecer tarde y merendar “creatividad culinaria casera”, que me produce un enorme placer aunque la cocina termine destartalada, con mas trastos sucios de los necesarios.

A eso siguió una siesta mediterránea con Café del Mar sonando en los parlantes, porque dormir no gasta, sale mucho más barato.

Con el televisor amortizado y la factura del cable al día gracias a Dios; me puse a pescar entretenimiento, cambiando canales a control remoto. Luego de darle tres vueltas a los canales del dos al ciento y pico, sin encontrar nada interesante. Optamos por inspeccionar la programación digital.

La película seleccionada luego de ponderar un buen rato, si valía la pena seguir pagando el cable, resulto ser Ratatouille. Animación producida por Walt Disney Pictures junto a Pixar.

Como yo ya estaba metido en el rol de cocinero, la opción calzaba a la medida.

¿Una rata chef? Había escuchado hablar de políticos ratas, pero esto era novedoso. La historia gira sobre un cocinero novato que ingresa a un concurrido restaurante parisino, manejado por un jefe déspota y personal deprimido. La relación jerárquico laboral entre trabajadores, empleador y colegas, resultó caricaturizada al borde de la genialidad. Un crítico de comida llamado Anton Ego, era el personaje más temido, pues de su opinión pendía la percepción de los clientes sobre la vigencia y calidad del restaurante. Al final de la película, Ego redacta su opinión afirmando que:

El mundo suele ser cruel con el nuevo talento. Las nuevas creaciones, lo nuevo, necesita amigos.

Vivimos en un país donde la complejidad, problemas y necesidades rebalsan y las estructuras de todo ámbito, están viciadas por paradigmas absurdos. La intriga, la envidia y el sabotaje.
Todos parecen pedir innovación e ideas frescas pero pocos reconocen la metodología y pasión que se requiere.

Uno de esos vicios estructurales radica en la aceptación generalizada sobre el derecho de piso.
Con una población compuesta por un 60% de jóvenes, sobre cuyos hombros reposa la capacidad de pagar la deuda externa, pensiones y empujar a El Salvador hacia el progreso. Teniendo la opción de guiarlos, capacitarlos y entusiasmarlos a desarrollar la plenitud de su creatividad y pasión inherentes, la sola idea de ponerlos a pagar derechos de piso prolongados, raya en la necedad.

Sobre los necios acabo de leer un capitulo en el libro “Maestría” de Robert Greene que lo parafraseo a ver si los pico a leerlo:

En tu camino siempre te toparás con necios pues son demasiados para evitarlos. Son necios pues en la vida práctica, lo importante es producir resultados de largo plazo y hacer el trabajo en la forma más eficiente y creativa posible. Pero los necios tienen otra escala de valores. Le dan más importancia al corto plazo como conseguir dinero de inmediato, llamar la atención y quedar bien con todos. Los esclavizan sus egos e inseguridades. Disfrutan el drama e intrigas políticas. Si critican, siempre hacen énfasis en cosas irrelevantes y no argumentan. Les interesa más su posición que la verdad. Se distinguen por lo poco que hacen y por lo mucho que les enfada que otros produzcan resultados. Su naturaleza es rebajarte a su nivel. Te provocan y exasperan y si te pones a pelear con ellos, pierdes el sentido de lo realmente importante. No les puedes ganar una discusión ni hacerles ver tu perspectiva o cambiarlos, porque la racionalidad y los resultados no les importan. Simplemente pierdes valioso tiempo y energía emocional. Pero son parte de la vida así que tolera a los necios y persevera.

Hay unos que pueden y no quieren. Otros quieren y no pueden. Si quieres y puedes, dale poder al que quiere y entusiasma al que puede.

La innovación necesita amigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s