No queremos un vicepresidente de adorno

de adorno

de adorno

Por Ricardo Velasquez Parker
velasquezparker.wordpress.com

Tras muchos años decepcionados, contemplando impotentes los daños a la amada patria, por culpa de una sociedad cómoda y apática y por el dolo de una clase política tradicionalmente oportunista, corrupta y mercenaria. Un grupo de valiosos ciudadanos de diverso trasfondo, decidieron responsabilizarse por la situación. Romper círculos viciosos de lamentos, señalamientos y descalificaciones y pasaron a las acciones. Aportando recursos, tiempo y talento para colaborar, en la recuperación de un El Salvador adoleciendo un politraumatismo político, económico, social, institucional, cultural e incluso espiritual.

¡Las próximas elecciones son por mucho, las más importantes de la historia democrática de El Salvador!

Impulsados por auto motivación y el entusiasmo resultante al darnos cuenta que somos muchos los comprometidos, los valientes y capaces. Algunos nos infiltramos en la telaraña armada por los pícaros, decididos a ocupar nuestro legitimo espacio, en las plataformas de decisión nacional. No por dedo o amaño, sino por meritocracia y amor a Dios, la familia y la patria.

Lo que descubrimos a priori, no por esperarlo resulto menos grotesco. Los parásitos internos del sistema, no podían competir con ésta nueva elite intelectual y moral que llegaba como auténticos herederos, hijos meritísimos de El Salvador, a opinar, proponer, vigilar y en definitiva, encender la luz, levantar la alfombra y reclamar al encargado de limpiar tanta cochinada y expulsar de buena vez, a los usurpadores que encontramos en ocupación abusiva de la cosa pública.

Pero mientras nos pusimos de rodillas para limpiar, los pícaros se replegaron para hacer lo único en que tienen habilidad: Descalificar, sembrar cizaña, división de clases y odio al talento, a la innovación, al emprendedurismo y la decencia.

Pero los pícaros, igual que su líder obscuro, subestimaron el respaldo espiritual de los nuevos protagonistas. Se están enfrentando a la poderosa generación de la resilencia, nacida y destinada para este momento.

¡La sociedad civil le está dando un aporte sin precedentes a la política salvadoreña!

Movimientos como 300, así como universidades y sectores femeninos, juventud y profesionales, cobran nueva importancia en este contexto electoral y nos sentimos orgullosos de contar con un candidato a la Vicepresidencia de la República, proveniente de nuestro entorno; que comparte nuestros valores y posee la capacidad de marcar un precedente. Poner un antes y un después al problema de falta de protagonismo en la figura de la vicepresidencia, que siempre ha adolecido El Salvador, por un presidencialismo desfasado.

Los miembros de la sociedad civil que apoyamos a la formula de ARENA, queremos que a los nuevos liderazgos, se les otorgue el protagonismo y libertad de maniobra necesarios para que puedan coadyuvar no solo a la campaña del candidato Quijano, sino que deseamos ver en el plan de gobierno; cuales serán los aportes puntuales de hombres y mujeres que gozan de nuestro respaldo, como René Portillo Qadra, por presentar una hoja de vida limpia y el indiscutible valor moral e intelectual del que muchos damos fe.

El Salvador necesita el trabajo en equipo de la fuerza ciudadana, para garantizar el mejor gabinete que merecemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s