Pueblo ignorante = Corruptos extasiados

El tabú de un pueblo ignorado ante otras corrupciones.

Por Ricardo Velásquez Parker *

Otro problema complejo que debe resolver nuestra generación, aparte de la corrupción habitual, practicada por políticos tiranosaurios, es el adoctrinamiento de borregos, que ha calado hondo en tres generaciones tristes. Es decir, que aquí, vendaron los ojos de la gente, con una pañoleta de tabú espiritual, intelectual y cotidiano, heredado de abuelos amedrentados por la guerra, padres frustrados por la economía e hijos apáticos, por la vida misma.

Los únicos beneficiados con una población supersticiosa, mansa, gastada e ignorante, son los funcionarios corruptos, que le arrancan leche a mordidas, a los senos de una nación violada, donde el tuerto es rey por abundancia de ciegos.

No hay pecado más grande que hacer tropezar a un pequeño. Y en mi país, la zancadilla que le meten a la niñez, inicia en hogar desintegrado, se institucionaliza con escuela pública ineficaz y se perfecciona con la calle machista, violenta e intolerante.

Ese circulo vicioso, diseñado en la ingeniería de procesos del infierno, parece tenerlos rebotando como chicotes en pita. Aquí el que nace, o se somete o se ahoga, por la soberana voluntad de los corruptos del turno.

Los ejemplos de tabú, rayan en lo suicida. Una calle sucia, donde todo es sexual, pero de manera chabacana. Las niñas “chineando” niños. Y a las cosas nadie las llama por su nombre. La vagina y el pene, transformados en la mona y el mico. Como si tuviéramos tecnología Picapiedra, hasta para orinar. Es decir, auxiliados por algún animal. ¿Hasta cuando vamos a seguir siendo incultos?

Sin educación, no podemos competir en nada. Sin transparencia no podemos corregir nada.

Hasta que los educados y expertos se responsabilicen para compartir su conocimiento, vamos a seguir viviendo en confrontación de ateos contra religiosos, mujeres contra hombres, izquierdistas contra derechistas, Cain contra Abel. Y hasta que los valientes se hagan responsables de exigir cuentas, a los delegados para conducir la cosa pública y mejor aún, involucrarnos, los funcionarios van a seguir despilfarrando en whisky, poniéndole senos de silicona a sus damas y traspapelando expedientes, transando, componiendo, “truqueando” leyes, endeudando a nuestros hijos y nietos, para seguir arreando borregos, fáciles de trasquilar. Fomentando pleitos por ideologías y colores.

Es tiempo que la generación mejor informada de la historia, saque coraje y pasión, para educar a los rezagados, para que todos nos integremos a la generación post capitalista.

Peter Drucker se refiere a ella así, por ser la generación del conocimiento, de la solidaridad, de la innovación sin precedentes. Y necesitamos que se suban todos, para colaborar mejor en este juramento inconsciente de consagrar la vida al bien de una patria, que saludamos en septiembre orgullosos.

Las herramientas están dispersas, pero nunca tuvimos tantos canales para comunicar conocimiento. Con esta penetración de celulares tan agresiva. Podemos sustituir el chat superficial por la transferencia de conocimientos, que sirvan para vivir dignamente.

Si te gusta resumido, saca del poder a un corrupto y enseña a un niño algo valioso. Si eres empresario, invierte en formación de tus colaboradores. Y cuando tu financiero te diga que eso no promete un ROI. Envíalo a capacitación también. Con eso ya queda encaminado el futuro.

No perdamos oportunidad de participar en una sociedad civil activa, despierta y convencida, de que podemos romper el tabú de la ignorancia y la costumbre de la corrupción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s