Mi irreverente pero “solemne” discurso de graduación.

Un día del 2009:

Imagen

“”Honorables autoridades de la Universidad, compañeros licenciados en Ciencias Jurídicas, apreciables invitados que nos honran con su presencia. Me ha tocado en suerte ser último orador, cosa que me alegra mucho porque, como dijo el brillante actor Mario Moreno Cantinflas, “así me los agarro cansados”, Concédanme un favor y dispensen con jocosidad ésta alusión. Quiero aprovechar su atención para agradecer con todo mi espíritu y razón, al principal acreedor de mi vida, a mí Santo Padre Celestial y Señor Ishu Mshija, porque no solo me ha condonado cuantiosas deudas a lo largo de mi vida, sino que me ha permitido vivir hasta el día de hoy, gozando de satisfacción y bendiciones. Porque no me ha tratado como yo merezco, sino conforme a su amoroso carácter, no por obras de justicia que yo hubiese hecho, sino por su misericordia. A Él le ha placido consentirme en esta vida de hombre que me dio. A Él sea toda honra.
Agradezco también a mis Padres, que con paciencia y amor me han acompañado en este andar y me han concedido el privilegio, no solo de tenerlos como referentes del éxito profesional, sino también por enseñarme desde niño, que la perseverancia es una semilla de la que germina buen fruto, me enseñaron que en la vida hay años de vacas gordas y también años de vacas flacas, pero que aunque la higuera no florezca, ni los campos produzcan alimento, se acaben las ovejas del redil y no haya vacas en los establos; con todo, tenemos la opción de alegrarnos y gozar en el Dios de salvación. Además, por seguir siendo una pareja de enamorados, luego de tres décadas y años de matrimonio, por enseñarme intuitivamente que la familia es la base fundamental de la Sociedad, cosa que aprendí por ser una realidad palpable en mi hogar, y no por haberlo leído en el artículo 32, como un concepto más de la parte dogmática, en la Constitución de la República de El Salvador, Por intentar parecerse a Dios en su trato para conmigo, entre ellos y hacia los demás. ¡Bien hecho Papa y Mama!
A mi esposa Jennifer, el amor de mi vida, la mujer que descubrí en aulas de esta Universidad, quien me motivo a estudiar y me dio ejemplo, invitándome a sus grupos de estudio, cuando yo solía ser un excéntrico solitario y mis hábitos me movían a improvisar en los exámenes, cosa en la que no me fue nada mal en mas de una ocasión. Si hoy no estuviera graduándome y hubiese desistido hace años de seguir hasta el final, solo haberla conocido, enamorado y tenerla conmigo, ya paga para mí con creces, el esfuerzo, sacrificio y las incomodidades vividas en la Universidad. Obtener el título de Licenciado en Ciencias Jurídicas es un desenlace mejor, pero yo salí ganando de La Universidad Doctor Jose Matias Delgado hace ya varios años.
A mis suegros, por recibirme en su casa con finas atenciones cuando novio de su hija y por abrazarme como un miembro más en su familia.
Sobre que opinar con respecto a la carrera, descubrí a lo largo de la misma que hay tanto discurso por leer y tan poca paciencia para escuchar, que mas vale no pretender impresionar en el vehículo de la oratoria, se cae mal y se logra poco, pero si se quiere ser protagonista, un libro nos conducirá mejor a ese resultado. La Justicia humana es una mera aproximación al deber ser, dominio, de un Creador Perfecto. Opino que no llegaremos a legislarla ni cumplirla jamás en su máximo significado, por lo que hoy, con ese preámbulo, en ejercicio de mi libertad de expresión y gozando de la guitarra que encuentro en éste podio, me haré justicia a mi mismo, comentándoles brevemente lo que pienso, hurtando palabras del prefacio de las memorias de Giacomo Casanova, quien aparte de su fama, fue como yo, estudiante de derecho y abogado. “””En todo cuanto he hecho en el curso de mi vida, bueno o malo, estoy seguro de haber merecido elogios y censuras, y que, por tanto, debo creerme libre….
No habiéndome enderezado nunca hacia un punto fijo, el único sistema que he tenido, suponiendo que lo sea, fue el de dejarme llevar por el viento que soplaba. ¡Cuántas vicisitudes acarrea esta independencia de método! A pesar de un fondo de excelente moral, fruto obligado de los principios arraigados en mi alma, he sido, durante toda mi vida, víctima de mis sentidos; me he complacido en descarriarme, he vivido continuamente en el error, sin más consuelo que el de saberme en él. Así, pues, querida audiencia, espero que, lejos de encontrar en mi discurso la impronta de una jactancia desvergonzada, no encontréis sino la que conviene a una confesión general, sin que en el estilo de mi exposición halléis ni los rasgos de un penitente ni el embarazo de aquel que se sonroja al confesar sus desvíos. Son locuras de juventud; observaréis que me río de ellas, y, si sois indulgentes, reiréis conmigo.”””

No fui un estudiante obsesionado de mis resultados, prefiero opinar que tuve una vida equilibrada, si estudie, estudie, si baile, baile, si cante, cante, si me enamore, así sigo y fui más un trabajador que estudiaba que un estudiante trabajador. Desde el primer ciclo de la carrera, mi tío me dio la oportunidad de acostumbrarme a las labores de colaborador jurídico en su despacho y me enseño a esperar más y exigir más de lo que un empleado gubernamental esta dispuesto a entregar, a la hora de las prisas y en los intereses del cliente. Por ello, estoy profundamente agradecido. Con todo, me tome el tiempo de vivir mi vida, de observar el entorno y sacar mis conclusiones. No me encerré en un estudio absoluto del que haciéndolo un severo hábito de vida, terminase privándome de vivirla. Porque el estudio en si mismo no es un fin, sino más bien, uno de varios métodos. Hoy estudio placenteramente temáticas diversas de mi propio interés, sin la presión de un examen venidero, y he descubierto que hoy aprehendo más. “””…Mis éxitos y mis fracasos, lo bueno y lo malo que he experimentado, todo me ha demostrado que en este mundo, tanto físico como moral, el bien sale siempre del mal, igual que el mal del bien. Mis desvíos me recuerdan a seguir los caminos opuestos, y me revelaron el gran arte de mantenerme siempre prudencialmente alejado del peligro, sin privarme de mirarlo. No se trata más que de tener valor, porque la fuerza sin confianza no sirve de nada. He visto con mucha frecuencia que tras un acto imprudente, que debía haberme llevado al precipicio, venía la felicidad; y, mientras me censuraba, daba gracias a Dios. También he visto, por el contrario, cómo una conducta mesurada y dictada por la prudencia traía dolorosas desgracias. A pesar de que el hombre es libre, no por ello debemos creer que sea dueño de hacer cuanto le viene en gana; porque se hace esclavo cuando se deja arrastrar a la acción, cuando una pasión le domina. Aquel que tiene la fuerza de dejar en suspenso la acción hasta que retorna la calma, es el verdadero sabio; pero tales seres son raros. En cuanto a mi porvenir, nunca he querido preocuparme filosóficamente, porque no sé nada de él; y porque, como cristiano, considero que la fe debe creer sin razonar y que la más pura guarda un profundo silencio. Por lo que a mí respecta, como me gusta considerarme siempre la causa principal del bien o del mal que me acontece, siempre me he visto con satisfacción en la situación de ser mi propio alumno y en el deber de ser mi propio receptor.””” (extracto de Las Memorias de Casanova)

Al virtuoso ideal de la Universidad Doctor Jose Matias Delgado: Omnea Cum Honore, yo los invito a poner encima otra premisa. “Omnea Cum filostorgos.” Todo con amor fraternal.

El fin de uno de mis discursos preferidos es este: “Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.”

¡Bienvenido sea el día de hoy!

Muchas gracias por su atención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s