La mayoria en El Salvador somos los buenos.

Es innegable que en mi país viven y actúan algunos asesinos, violadores,
corruptos y malignos. Los efectos de su maldad son notorios a diario.
Afortunadamente son la minoría. Por otro lado, la mayoría de salvadoreños,
somos solidarios, trabajadores y amantes de Dios, la vida, la familia y la
justicia. Basta ver cómo se comporta la mayoría con los afectados de los
desastres naturales que con frecuencia superamos.

Contra cada desastre sacamos a relucir nuestra capacidad de reacción,
liderada y promovida por iniciativas ciudadanas y por la empresa privada,
que ponen a funcionar su aparataje comunicativo y de ejecución mucho antes
que el aparato gubernamental.

En el duro invierno pasado, personalmente recibí decenas de mensajes en el teléfono móvil, correos electrónicos, post en redes sociales y llamadas de distintos contactos no
relacionados entre sí, motivándonos para colaborar con nuestros hermanos
menos afortunados que sufrieron inundaciones, llevando víveres,
frazadas, colchones y ayuda a la cruz roja, los centros de acopio instalados
en canales de televisión, almacenes comerciales, supermercados, comunidades
privadas etc.

Me llamó mucho la atención, que la empresa para la que trabaja mi padre dono
y organizó un centro de acopio, la empresa para la que yo trabajo, suspendió
actividades de propaganda calendarizadas y en su lugar, organizo a los
empleados para constituir un centro de acopio. El condominio residencial en
el que vivo, a través de su página de Facebook, organizo un centro de acopio
en la casa comunal. Por mencionar los más próximos a mí entorno.

Estas iniciativas fueron masivamente comunicadas en radio, prensa y redes
sociales y sus efectos positivos alcanzaron a sus destinatarios.

Ante estas evidencias, debo sacar dos posibles conclusiones:
O yo solo me junto con los buenos, o los buenos son la mayoría y están a
todo mí alrededor.

Como el sentido común  me indica que la segunda premisa es la acertada,
puedo entonces concluir en síntesis:

Somos más los salvadoreños que hacemos y queremos la diferencia. Por eso,
vamos a salir adelante a terremotos, lluvias, guerras, corrupción y
violencia, porque tenemos a Dios de nuestra parte.

A los otros que están haciendo estupideces, como asesinar, violar y hacer
política corrupta, que los perdone el Padre, porque no saben lo que hacen.
(Note que a los corruptos los meto en el mismo conjunto que los otros  dos
tipos de estúpidos)

En fin, ya no me preocupan tanto. Yo, a trabajar y vivir lo que me
correspondeS

Es una buena noticia darnos cuenta que somos la mayoría. Así si me quiero
quedar en El Salvador a esforzarme con toda mi pasión y creatividad para
hacer la diferencia.

¿Y a vos, Te hace click?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s