El cuento de la curiosidad inherente

Amigos, quiero contarles un cuento maravilloso.

Y si me lo permites, te cambiara la vida de forma mágica…

Era un bibliotecario y científico fantástico a quien su curiosidad le

propuso sintetizar el manual infalible contra el error.

Como poseía una recopilación de libros impresionante, decidió subrayar toda la maldad documentada en ellos y tras muchas páginas, vínculos y asombros, su conclusión preliminar, le puso los pelos de punta al contrastarla, con una editorial salvadoreña que se cruzo por casualidad entre sus apuntes…

-Los errores y las maldades las cometen las personas naturales, no las

organizaciones a que pertenecen.

En toda organización júzguese los principios y valores planteados por sus integrantes y luego si se cumplen. Mire en todo árbol de que tierra brota, que fuente lo riega y que frutos da.

Miren en todo discurso de que boca nace y a que resultado aprovecha.

El denominado cristianismo, ya tuvo entre sus ramas a sus vendedores y compradores de indulgencias, sus inquisidores y más recientemente a sus pedófilos.

De otra rama de la denominación, los Puritanos Americanos no se quedaron atrás en dolos y culpas y asesinaron en las hogueras de Salem a inocentes niñas y de manera más reciente han sonado escandalosos episodios de prostitución y abusos en líderes de organizaciones evangélicas, en las que sobran manipuladores y déjemelo ahí… Por aquella vieja costumbre de no hablar de credos, para no adversar con delicados y respetar al soberano tabu social.

A mi me vale gorra el tabu y lo que se supone. Esa es la belleza de la

literatura, del arte y del espíritu humano, que siempre encontrara nuevos

medios para expresar viejas ideas o dudas y que hasta en las más húmedas y apestosas paredes de una prisión material o espiritual, nos permite ser libres si buscamos la libertad.

Tomando en cuenta la innegable ocurrencia de abusos en la interpretación y vivencias de credos que predican poseer la verdad total, según sus propios manuales infalibles contra el error… así  musulmanes tuvieron sus terroristas y sus lapidaciones, Judíos sus bombardeos a civiles, Americanos su esclavitud, sus guerras, su  Guantánamo y ese atroz abuso a todo habitante de la tierra que cruza sus aeropuertos en los que, ya esta unilateralmente justificado su derecho de “seriarlo” a uno por cuestiones de seguridad nacional.

En este orden de ideas, la derecha salvadoreña, interpretando sus manuales sagrados de libertad de mercado, de moral y de derecho, tuvo su Maximiliano, sus escuadrones y su persecución de opositores…

La izquierda elevo a la más alta idolatría, los discursos socialistas de los que derivaron sus secuestros y fusilamientos Express.

El ejercito interpreto su sagrada constitución y defensa de la idolatrada soberanía para erizar a su Monterrosa, negar su masacre del Mozote y justificar sus Jesuitas.

La Guerrilla su dogma del “fin para justificar cualquier medio” con sus alcaldes asesinados, su Zona Rosa y su “daño colateral”.

La raza humana su Caín, su Hitler, su Bin Laden, su Bush, su Fidel, su Chávez.

Todos defensores de su interpretación de la incuestionable y absoluta verdad. Credos de ciegos que guían a ciegos, a la intolerancia, a la venganza, a la guerra y a la defensa de mi egoísmo.

La de Caín, la de las cruzadas, la de la guerra mundial I y II en repetición cíclica…

Al final, son los principios seguidos y las consecuencias de actos las que con objetividad pueden ser analizadas. Y serán juzgados con juicio perfecto, sin apelación del fallo. Este es mi credo al que defiendo como irrefutable. Que no se tu, pero yo seré juzgado por Uno superior a mí mismo.

Algo de razón debieron tener todos los citados en este análisis, en algún momento se desviaron por esa condición inherente de los seres humanos para actuar con dolo o culpa.

A que quiero llegar, me suelen decir en este punto los que no tienen la

paciencia ni el interés de transportarse en un relato a la intención del

relator…

“Los humanos tenemos el habito de errar” ya deberíamos estar acostumbrados, practicar el perdón, la tolerancia y el amor… E intentar evitar los errores del pasado.

De seguro volveremos a equivocarnos más adelante. Para mientras intentemos llevarnos mejor.

Yo lo intentare con aquellos que me caen mal, también con quienes menosprecio y con quienes me menosprecian. A lo mejor cambia mi percepción y se logra algo bueno.

Al fin de cuentas, yo tampoco soy un santo…

Ya se habrá dado cuenta quien a este punto, se siente manipulado a leerme por artificios de programación neurolingüística, que lo que al inicio, prometía ser un relato mágico que te cambió la vida, es algo más…

Pero tu vida,  ya te cambió, pues el relato iconoclasta ya se alojó en tus memorias consientes e inconscientes y dará sus frutos cuando el tiempo sea propicio.

Así lo decreto yo, para quien lea mi estudio de la curiosidad inherente e introducción al manual infalible contra el error…

Y quién soy?

Solo soy la vos de uno que transita el universo con la misión y el destino de quien me envío para gritar, “Busquen el propósito, obedezcan la misión del Camino, la Verdad y la Vida,  recuerden el juicio.”

…El bibliotecario ya no recordaba si lo había soñado ni en qué punto se había quedado dormido. No llevaba cuenta desde  cuando no probaba bocado ni tomaba agua.  Horas,  a veces días… Su costumbre de lecturas simultaneas lo hacían transitar entre la vigilia y el sueño con frecuencias sincopadas y alternas, experimentando  resultados de memoria y revelaciones asombrososas al entrar y salir de la lucidez.

Sobre la pesada mesa, reposaban el libro de Isaías, el evangelio de San Juan, el Corán, la historia de las cruzadas, un tratado de filosofía,  cien años de soledad, sus notas y Wikipedia abierto en su dispositivo electrónico con el tema “Verdad”, con  setenta veces siete hipervínculos de amor y revelaciones…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s